El personaje que escribe, que soy yo, se detiene a mirar las luces rojas, como si fueran banderas abatidas por el viento, mientras describe una serie de escenarios donde estuvo presente su compañero. 


En el aire, sobre el agua y sobre la tierra, tres luces rojas advierten el peligro, indican la proximidad a una zona de riesgo.