Tengo una inclinación hacia la paridad, una preocupación por la cercanía y la separación de dos cuerpos, por lo que está en medio —lo compartido, la interferencia—; una fijación por la presencia y la intersección —de deseos y sentires—.